Buena chica (retrato)

Vestida de comprensión y paz compradas en las librerías más renombradas, ofrece su mano a quien la necesite y a quienes le hicieron daño alguna vez. Se venda los ojos con un pañuelo de tolerancia y pinta sus labios de sabiduría.

Querría quitarse las ropas de color armonía y gritar aunque sea una vez. Querría mostrar su enfado y su rabia, sus instintos, decir las palabras prohibidas y ser injusta… Querría no tender la mano hoy.

Tiende su mano. Sus dedos abrazan otros dedos, intentando regalar un cálido apretón, pero aprieta demasiado fuerte. Sus dedos son fríos ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario