Cansada (retrato)

Desde su extrema delgadez, acoge a todos los necesitados. Recorre las calles buscando a quien más hambre tiene, al más enfermo.

Querría salvar el mundo, pero su frágil cuerpo se derrumba a cada momento.

Está cansada, dice. Se seca las lágrimas; arranca el coche: va a descansar por unas horas. Va a dejar de acoger por hoy, me promete.

No puede cumplir su promesa: hay tantos necesitados en el trayecto desde mi casa a la suya…

No hay comentarios:

Publicar un comentario