La bella durmiente (retrato)

A través de la gasa con la que cubría sus ojos, la calabaza parecía una carroza, las ratas caballos y el sapo verde un principe azul.

¿Por qué nadie iba a querer quitarsela?

No hay comentarios:

Publicar un comentario