Cartero (retrato)

Todos los días, a las doce y media, le oigo entrar en el portal y descargar unos ínfimos gramos del peso que arrastra. Un segundo después suspira desde los más profundo de su alma; todos los días.

Podría parecer que la vida le pesa tanto cómo el carrito amarillo que arrastra con desgana desde hace quién sabe cuantos años o décadas, cargado de vidas y de historias ajenas, de cosas insignificantes y grandiosas.
Podría parecer que su minúscula existencia se ve sobrepasada por el peso de todas esas vidas con las que tiene que cargar a diario.

La mujer invisible (retrato)

Tardó varias décadas en comprender que sólo los inocentes podían verla. Fueron décadas de llanto y rabia, de tristeza y abandono y volverse a levantar.

Hoy la mujer invisible permanece entre la agitada multitud sin pretender llamar su atención ya. Y cuando alguien le sonrié, devuelve una amplia sonrisa, sabiendo que se trata de un inocente.