La mujer invisible (retrato)

Tardó varias décadas en comprender que sólo los inocentes podían verla. Fueron décadas de llanto y rabia, de tristeza y abandono y volverse a levantar.

Hoy la mujer invisible permanece entre la agitada multitud sin pretender llamar su atención ya. Y cuando alguien le sonrié, devuelve una amplia sonrisa, sabiendo que se trata de un inocente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario