Esponja (retrato)

Aparece con su aspecto suave y su extrema fragilidad. No pide nada, o casi nada, tan sólo te deja ver cuánto necesita, cuán dificil resulta su blanda existencia.

Meses despues, agotada, revisas tu presente, tus ocupaciones: la Esponja esta en todas ellas, tu tiempo se aloja en su insaciable ser que no devuelve nunca ni una gota.
Intentas recuperarlo, rescatarlo de ahí dentro, pero sólo consigues exprimir las lágrimas de la esponja y un gran sentimiento de culpa por el abandono de tan necesitado ser.