Digna (retrato)

Con anillos en los dedos y diplomas en las paredes, la damisela tuerce la nariz cuando se encuentra con quienes no poseen tales tesoros, para después apuntar con ésta hacia el cielo.
Es digna, es muy digna y se esmera en conservar su dignidad intacta: de ahí tanto esfuerzo en mantenerse alejada de la escoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario