Palabras (cuento)

Conscientes del protagonismo que habían ido adquiriendo, finalmente las palabras se apoderaron del mundo. Se reunieron en actas y tradados que llevaban el nombre de lugares ya desaparecidos y, desde ahí, se mofaron de aquellos otros habitantes de antaño, aquellos que las habían creado.
Se multiplicaron cómo especie a una velocidad aterradora; habilitaron más y más tratados, conferencias, discursos y actas donde alojarse, ignorando a cualquier otra especie que hubiera sobrevivido a la palabrería.

Cuando yo llegué a aquel lugar, no quedaban ya más que palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario