Contra la violencia hacia las mujeres

Hoy se “celebra” el día contra la violencia hacia las mujeres. Ojalá no existiera este día, pero los números son espeluznantes: cada 18 segundos es golpeada una mujer, una de cada tres mujeres en el mundo es maltratada, siendo una de cada cinco las mujeres maltratadas en el “primer mundo”. Si a esto unimos las violaciones y la mutilación genital (que también es violencia hacia las mujeres por el hecho de ser mujeres) podemos desesperar.
Son alrededor de 70 las mujeres que mueren a manos de sus parejas cada año en España, pero a éstas deberíamos sumar a aquellas mujeres que acaban cometiendo suicidio por el horror que han de sufrir en su propio hogar (y que nadie sabe cuántas son).

Conozco algunas mujeres en esta situación. Tú, que estás leyendo esto, también conoces unas cuantas, aunque no lo sepas. El maltrato no siempre se manifiesta mediante un ojo morado, a veces ni se ve. A veces es una suerte tener un ojo morado para así poder demostrar lo que realmente está sucediendo: se duda de muchas mujeres que quieren denunciar esto sin tener un triste moratón. ¿Pero qué puedes demostrar si el agresor te ha tirado del pelo? Nada, esto no deja huella.

Si conoces alguna mujer que está viviendo una situación de maltrato (ya sea físico o psicológico), creela, escuchala y ten paciencia: ella está en una situación límite y sus reacciones no serán las que serían las tuyas.
Si eres una mujer que vive en esta situación, habla, no lo ocultes, pide ayuda. Tú sabes quien te va a creer y escuchar, tu instinto ahora está más desarrollado que nunca. Alejate de quienes te juzgan y escucha sólo a quienes te creen y te refuerzan. Si puedes, denuncia, pero escucha tu voz interior que te dirá si la denuncia va a poner tu vida en peligro o va a asustar a tu agresor y te mantendrá a salvo. Cree en ti, porque hay salida. No es una salida fácil, tal vez tengas que marcharte de tu ciudad y esconderte por mucho tiempo, pero hay salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario