Chihuahuas

Hace algunos años, tenía un perro grande y pacífico, que por nada en el mundo se hubiera metido en una pelea. En nuestros paseos diarios soliamos encontrarnos con un perro pequeño y peleón, un chihuahua llamado Tiburón, que tenía la manía de atacar a todo perro viviente fuera del tamaño que fuera: desde ahí abajo, ladraba con voz estridente y una velocidad que sólo he escuchado antes en las ametralladoras.
Cuando esto ocurría, mi perro miraba hacia abajo, desconcertado, intentando averiguar qué insecto ladrador era el responsable del jaleo; tras unos minutos de observación perpleja, se daba la vuelta y se marchaba a otro lado: no comprendía si aquello era un ataque o qué, pues él sabía que por mucho que Tiburón abriera sus minúsculas mandíbulas, no podría morderle siquiera una pata, cómo mucho conseguiría pegarle un pellizquito. Se daba la vuelta y se iba, sin molestarse en gruñirle siquiera.

Ultimamente me acuerdo mucho de mi perro, sobretodo cuando algunos chihuahuas humanos me ladran con voz estridente y ritmo de ametralladora. Comprendo el desconcierto de mi perro, pues al igual que él, ni sé a qué vienen los ladridos, ni imagino con qué "pellizquito mortal" pretenden aterrorizarme. Al igual que mi perro, doy media vuelta y me alejo del insecto ladrador.

6 comentarios:

  1. Creo que es una actitud sabia, ami.. Además hay muchos "tiburones" en este mundo, y sería fácil deshacerse de ellos, pero ¿para qué? ¡no merece la pena! Responderles sería darles fuerza.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Si, A, desgraciadamente, demasiados chihuahuas escandalosos nos rodean a diario y la mejor manera de que se traguen los gritos es ignorarlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. sabio tu perro.
    ¿verdad que muchas veces la actitud de los animales nos ofrecen pautas de conducta?
    la suya es un buen ejemplo para vivir sin permitir que cualquier "insecto ladrador" nos quite la serenidad de ánimo. Sí.
    Un abrazo muy fuerte, aminúsculA

    ResponderEliminar
  4. Es lo mejor, ante ataques de esos responder con el látigo de la indiferencia. Nada duele más a un insultante que el contrario no diga nada. Besote.

    ResponderEliminar
  5. Los gritos son la voz del que no se siente en posesión de la razón, del poder. Tu perro y yo debemos de ser almas gemelas :)

    Un besito¡

    ResponderEliminar
  6. No el que más grita tiene razón. Además yo creo que lo que más molesta es hacer como que no se oyen los "ladridos"

    ResponderEliminar