Gastando el tiempo (cuentos)

Hacía ya años que se había suprimido el sistema monetario y la gente ya se había acostumbrado a gastar su tiempo, en lugar del dinero. Con esta medida se había pretendido concienciar a las personas del valor de las cosas, pero nada había cambiado en realidad... Ella lo sabía bien, pues lo veía a diario en el centro comerc...

-¿Cuánto cuesta este bolso? -le preguntó una elegante señora, arrancándola de sus pensamientos.
-Dos horas con veintitres minutos -respondió la dependienta.
-¿Y los zapatos a juego?
-Siete con cuarenta.

Tras consultar su reloj, la mujer resolvió adquirir aquel maravilloso bolso. Se calzó las zapatillas deportivas que los almacenes ponían a disposición de los clientes y se dirigió a una de las grandes ruedas giratorias, semejantes a las que pueden verse en las jaulas de los hamsters, para correr las dos horas con veintitres minutos que costaba el bolso. Después tomaría un sandwich de trece minutos con ocho segundos, y se dirigiría a la inmobiliaria donde corría cinco horas diarías desde hacía seis años, desde que había adquirido el piso.
Saldría de allí con suficiente tiempo para encontrar la panadería abierta y correr los siete minutos y quince segundos del pan.

7 comentarios:

  1. Que historia tan original...Me he cansado un poco de tanta carrera, pero me ha parecido realmente deliciosa...Gracias por lo de las lecturas favoritas....

    Besito!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu cuento, ami, es decir, me ha alucinado...

    Al final resulta que nos vendemos para conseguir cosas materiales, da igual si pagamos con moneda de cambio para la cual tenemos que emplear nuestro tiempo trabajando, más cuantas más cosas queremos conseguir, que si es el tiempo directamente el que entregamos para conseguir nuestros deseos materiales. Siempre es la vida a cambio de...
    Da mucho que pensar, porque, en el mundo que vivimos, persiguiendo cosas nos perdemos a nosotr@s mism@s.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Sólo de leerlo me he cansado. Yo pienso que no tendría horas el día para gastar tanto. Estupendo A.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. está todo carísimo! menos mal que no hay que pagar en "tiempo". Nos pasaríamos la vida pagando deudas.... ufffff
    me da miedooooooo sin tiempo para otra cosa....
    :-)

    besazo!

    ResponderEliminar
  5. Puede ser real.. real como la vida misma, me ha encantado ami ;))
    feliz domingo! cariñoss

    ResponderEliminar
  6. vscHola Ami :)

    Que prisa lleva nuestra vida (o somos nosotros las que la hacemos así) si todo se pagará con el tiempo creo que nos faltaría tanto para cubrir todas nuestras deudas y compromisos :(

    Un abrazo Ami, buen domingo!

    ;o)

    ResponderEliminar
  7. Curioso modo de comprar.. ¡gastando el tiempo!

    ResponderEliminar