Olvidarse del propio nombre

"Si ibas a ser bailarín, la vida sale de esa puerta porque piensa que ya deberías ser bailarín. Llama a esa puerta, pero tú no estás: eres banquero. ¿Cómo iba a saber la vida que serías banquero? La vida llega a ti de la forma que tu naturaleza quería que fueras; solamente conoce la dirección, pero nunca te encuentra allí, porque estás en otra parte, ocultándote tras la máscara de otro, con el atuendo de otro, con el nombre de otro. La existencia sigue buscándote. Conoce tu nombre, pero tú has olvidado ese nombre. Conoce tu dirección, pero tú nunca has vivido en esa dirección. Te has dejado distraer por el mundo."Osho


Muchas veces, demasiadas veces nos dejamos distraer por el mundo, olvidándonos de nuestro propio nombre.

6 comentarios:

  1. Nos traicionamos a través de esas máscaras de lo "que conviene". Y llega un momento en el que de tanto no ser nosotros mismos, nos disociamos, no nos reconocemos, la vida, la verdadera vida, se va alejando y morimos, eso sí... Elegantemente disfradados...

    De mentiras...

    Pero al Ser le sobran los adornos, los puestos importantes, la basura que acumulamos como el mayor tesoro..

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo lo llamo errar la bifurcación de la vida. Tenemos dos caminos el que deseariamos y el que nos arrastra y luego nos pasamos la vida con la sensación del error punzando en la mente como un clavo oxidado.

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  3. Y llegamos a confundir lo que quiero, lo que deseo con lo que quieren los demás, y terminamos perdiendo nuestra propia identidad porque nos minimizamos al valorar en exceso a los otros.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. A veces somos lo que nos dejan ser, o quizás somos lo poco que nos queremos... A veces es el factor suerte el que juega, otras lo bien o mal que juguemos nosotros las cartas sobre la mesa. De vez en cuando la pereza, o el estar acostumbrados a ese papel que nos tocó.
    Coincidencia, casualidad, destino, quien sabe, lo unico que se, que habria que saber aprovechar cada día y desde luego que ninguno de estos factores vienen a buscarnos a casa :)

    ResponderEliminar