Curioso fallo...

Había una vez un concurso de artículos sobre la mujer, con un jurado y un fallo. Había en ese concurso varias categorías, siendo una de ellas la de "Mejor Artículo sobre la Mujer de autoría femenina". En ese concurso y en esa categoría ganó, casualmente, un artículo que no habla justamente de las bondades de las mujeres, sino de la paranoica lucha de éstas por la igualdad, una lucha en la que hemos perdido el centro, parece ser. Nos estamos emparanoiando porque creemos que: " si nos piden un calzón, nos están diciendo siervas, lavanderas, esclavas, lacayas." ( digo yo ¿por qué no se coge él solito el calzón, o por qué no les pedimos nosotras unas bragas con la misma naturalidad?).

Por supuesto que el magnífico artículo que tan patente deja lo paranoico de la lucha por la igualdad no menciona ni la discriminación laboral (hasta un 35% de sueldo menos, invisibilidad, imposibilidad de ascenso a partir de cierto punto, etc y etc elevado al cuadrado), ni la aún omnipresente doble jornada que a las mujeres les toca realizar (una dentro y otra fuera de casa). O tal vez sí lo menciona, cuando nos señala que podemos tenerlo todo, podemos tener el ascenso y un costurero... (aquí voy a intentar mantener mi serenidad habitual, porque parece dicho de coña).

Concluye nuestra representante femenina en el concurso con la idea de que buscar la igualdad no hace más que realzar la diferencia y que la igualdad llegará cuando nos comportemos cómo iguales (cariño, te lo digo de primera mano, si te comportas como una igual, te quedas fuera de la sociedad, de verdad, pruebalo y luego me cuentas). Yo diría que la igualdad es cosa de todos, que si no se nos trata cómo iguales, por mucho que nos comportemos cómo tales, no hacemos nada: si por cada cosa hay que reivindicar, tendremos que seguir gastando el doble de energía; sí, yo seré todo lo valiente que quiera asumiendo el coste de comportarme como una igual, pero mientras mi jefe no me pague el mismo sueldo que a mi compañero masculino, no voy a tener igualdad de oportunidades con él; etc, etc, etc elevado al cuadrado de nuevo.

Me duele. Me duele que sigamos siendo nosotras mismas las que criticamos la lucha por la igualdad. Me duele que cuando hay un concurso de artículos sobre la mujer, en lo que a representación femenina se refiere gane el que devalua algo tan importante como la lucha por la igualdad. Me duele y me duele. Yo quisiera dejar ya esta lucha, pero sucesos cómo éste me dicen que hay que continuar.

10 comentarios:

  1. Queda tanto camino... Te mando un fuerte abrazo ;)
    Comella
    http://guallavitoclub.blogia.com

    ResponderEliminar
  2. Pues estoy de acuerdo contigo. Queda mucho por luchar todavía. Pienso que, hasta que el hombre se extinga. Pues si algo tengo claro es que es una especie en extinción.
    Las mujeres somos las que más tierra echamos sobre nuestro tejado.
    Seguro que el jurado de este concurso estaba compuesto por hombres...

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  3. Pues no, Trini, el jurado estaba compuesto por dos hombres y dos mujeres.

    Cuando dices "el hombre" imagino que te refieres al ser humano cómo especie... Me apresuro a aclararlo (me tomo la libertad de hacerlo en tu nombre antes de que lluevan los insultos), porque cuando se defiende la igualdad hay que tener cuidado: a la mínima te tachan de amargada/lesbiana/paranoica/androfóbica.
    La expresión "el hombre" que se refiere al ser humano es aceptable en cualquier otro contexo, pero en éste es muuuuuuy peligroso ;) ...tiene narices.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Perdona, A, no lo he dicho yo, o sea, no me lo he inventado yo. Lo he leído en una revista cientifica y además en un diario de tirada nacional. Y te decia que algunos hombres, no todos, no he debido de generalizar y pido perdón, no aceptaran ciertas cosas en la vida, o sea hasta que se extingan. Y repito, no me lo he inventado, lo he leído, que culpen al cientifico que ha hecho el estudio.


    Besos

    ResponderEliminar
  5. Y añado, que el cientifico "padre" del estudio era Él, no Ella...

    ResponderEliminar
  6. Ah, vale, ya te entiendo.

    Un beso, Trini

    ResponderEliminar
  7. Las diferencias hombre-mujer, las estableció el Universo al principio de los tiempos. Sólo me valen esas, las demás las califico de discriminación. No, no se trata de relegarlos a ellos a un segundo término sino de caminar codo con codo y para eso hay que reclamar una igualdad que aún no existe más que en el texto de algunas constituciones, pero no en la práctica. Yo la reclamo siempre que tengo oportunidad, y no sólo en el lugar donde vivo sino para todas las mujeres, sin distinción. No me considero una paranóica, al menos en esto.

    Un beso, ami

    ResponderEliminar
  8. Corazòn...marzo 31, 2006

    Hola Ami :)

    Es realmente triste lo que nos presentas. He ido al enlace del articulo y realmente me siento triste :( ¿Còmo es posible? Podrìa aceptarlo que viniese de alguien que no fuera mujer, peroooo :-(

    En fin, no hay que darse por vencidas que aun nos queda mucho camino por delante y generaciones que estoy segura gozaran de igualdades y respecto al que se tiene derecho por el solo hecho de existir y formar parte de la humanidad :)

    Un abrazo Ami, besos.

    ;o)

    ResponderEliminar
  9. Supongo que queda mucho por hacer... pero puede que no esteis en el camino adecuado, tal vez quereis ir demasiado deprisa.
    Tantos años de cultura machista no pueden ser tachados "de un trazo", habra que ser constantes, firmes, pacientes.
    Y sobre todo, el autentico poder esta en el futuro, en la educacion de nuestros hijos, un punto que puede ser utilizado por AMBOS padres para crear una generacion libre de ese generalizado topico: "Esto me toca a mi" "esto le toca a el"...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Uf, qué triste que a estas alturas de la vida la mente humana siga generando tantas estupideces... es una lástima, además y como dices, que muchas veces estas ideas vienen de las propias mujeres. Una lástima.

    ResponderEliminar