En boca cerrada (cuentos)


En boca cerrada no entraban soledades. Y, claro, ellas callaban.

8 comentarios:

  1. Y de bocas calladas no surgen alegrías...

    Creo que la solución está en el término medio. O sea abriendo la boca lo justo para sonreir y cerrandola de golpe cuando presintamos que nos quieren robar la sonrisa.

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo, después del silencio que tanto defiendo, el que nos sitúa en nuestra realidad, el que enriquece, el que está lleno de contenido, no están mal unas palabras, pero sólo si éstas superan en belleza y en sentimiento al anterior silencio.

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. y con la boca cerrada pueden salir sonrisas?
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Vaya entonces yo debería cerrar mi boca para que no me entren soledades, pero y si la abro salen las soledades que ya tengo?

    Lindo, de verdad, muy lindo...

    Ojalá hubiese una respuesta para tanta soledad no crees?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. en boca calladas non entram e não saiem soledades/saudades...
    es verdad
    beijos

    ResponderEliminar
  6. no salen por desgracia lo que tenemos muy pero muy adentro!!
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Ami :)

    Muy buena reflexiòn. Apenas unas letras con mucho contenido :)

    La expresión de la mujer Glups :(

    Un abrazo.

    ;o)

    ResponderEliminar