La mujer-cactus (cuentos)

mujer-cactus

Con apenas unas gotas de agua, la mujer-cactus podía sobrevivir largos meses en el árido desierto... de hecho tan sólo pereció al ser transplantada a una maceta: si bien tenía el agua asegurada, ésta se le antojaba demasiado estrecha.

10 comentarios:

  1. La falta de libertad que tanto marchita...

    Genial Micro y del dibujo que decir...

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  2. Pobre mujer cactus, esa maceta fue su prisión...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Los límites impuestos, lo establecido, lo que se supone que debe ser... Eso ahoga. Por eso es mejor sacar los pies del tiesto. ;-). Besitos, ami

    ResponderEliminar
  4. Pos si, pobre mujer cactus (oye, vaya dibujo!!)

    ResponderEliminar
  5. sin libertad, toda la riqueza, todas las gotas de agua del mundo sobran...

    un besazo, aminúsculA

    ResponderEliminar
  6. Libertad de riquezas, prisionera de libertad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces somos así y así es la vida, si tenemos todo a alguien se le ocurre cambiarnos el panorama y darnos "lo mejor" que tal vez para nosotros no precisamente lo sea.. Porque aunque tengamos carencias, somos felices...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Dicen que aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión :(

    Que bonito dibujas... Me encanta de verdad :)

    Besos.

    ;o)

    ResponderEliminar