Tragándose las palabras (cuentos)


-¿Qué hay de cena?
-Esto -susurró la mujer dejando sobre la mesa un plato lleno de palabras. Eran las mismas palabras que él le había dirigido en la víspera durante la acalorada discusión.
-¡Saben amargas! -se quejó el hombre tras apenas probar la primera de sus palabras.
-Lo sé...

9 comentarios:

  1. Que mejor explicación... si nos tuviéramos que tragar las palabras duras que a veces lanzamos, quizás nos lo pensaríamos dos veces.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Está claro que el efecto boomerang funciona, con lo cual hay que pensar un poquito y ponerse en el lugar del otro.

    un beso, ami

    ResponderEliminar
  3. Hay sopas de letras que llevan mucho rencor y mucha hiel...

    ResponderEliminar
  4. WOW..... Impresionante, hasta se lo he leído a mis compañeras y todas quedamos sin palabras...

    Un abrazo,
    Y no me has dicho aún si estos deibujos son tuyos? Porque me fascinan.... :-)

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Con sal en los labios . Sí, todos los dibujos son míos. Cuento y dibujo nacen a la vez, del mismo pensamiento... ultimamente me ha dado por ahí, antes sólo escribía.

    Gracias por tus palabras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Claro que se sabe y el mejor plato para el que hiere es una sopa de palabras hirientes, así aprenda lo que duelen las palabras...

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  7. .... palabras ... es como lanzar un boomerang. Ya se sabe que vuelven . Habrá que medirlas y dulcificarlas, pero sin que pierdan sinceridad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ami :-)

    Qué bien...Sólo le ha dado una sopa de su propio chocolate :)

    Un beso, que tengas un buen dia.

    ;o)

    ResponderEliminar
  9. Genial. De postre que le sirva un vaso de desprecio fermentado con guindillas de tristeza. Se lo merece.

    ResponderEliminar