Caparazón (cuentos)



Un día comprendió con horror la fragilidad del ser y también la suya propia.

9 comentarios:

  1. Y ese día dejó de luchar y comenzó a vivir mejor la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. y pensó que quizá con un caparazón...

    besazo, aminúsculA

    ResponderEliminar
  3. Pero no era tan fragil como creyó, ni tan fuerte como la veían los demas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Vaya que muchas veces nos vestimos con caparazones, murallas para ocultar nuestras debilidades, y al final, siempre debemos reconocer nuestras flaquezas...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. " a sua própria"
    excelente
    beijos

    ResponderEliminar
  6. Somos fuertes y débiles, somos grandes y pequeños... Pero todo eso forma parte de nuestra condición humana. Mejor no esconderla...

    Un besito, ami

    ResponderEliminar
  7. Hola Ami :)

    Reconocer nuestras debilidades nos permite tener cuídado con lo que puede provocarlas, aunque no siempre se consigue :) Un caparazón puede ser una buena opción.

    La pintura es preciosa. Me encanta!

    Un beso.

    ;o)

    ResponderEliminar
  8. ... dejó el caparazón y le salieron alas. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. A veces es necesario protegerse un poco.. aunque solo sea un poco..

    Un besito ami, yo también me he puesto mi caparazón, aunque solo sea a ratos...

    ResponderEliminar