El juego de los pequeños dioses (cuentos)




Ansiosos por demostrar su poder, los pequeños dioses mortales llevaban a la guillotina a inofensivas margaritas.

9 comentarios:

  1. Es que los dioses mortales son insasiables con la sangre ajena...

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  2. Y no es el poder, precisamente lo que demostraban...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La ley del mortal hacer sufrir sin pensar... Nunca la entenderé siendo yo un mortal...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. los mortales nunca podran ser dioses

    ResponderEliminar
  5. Si volvemos a abusar de esa divinidad, la seguirán escondiendo en nuestro interior para que sigamos sin encontrarla

    Besitos Ami, he leído todo lo que tenía atrasado, decir tanto en tan poco espacio.. no me puede dejar indiferente..
    gracias un beso

    ResponderEliminar
  6. Cuanto dolor se puede llegar a infligir antes de ser consciente del dolor ajeno?

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Y cuantas margaritas hay que pagan el pato... cuantas... ?¿?
    Me ha encantado la moralina de tu pequeño cuento :)
    Ya es el segundo corto que leo en menos de una semana que habla de la/s margarita/s.
    Te recomiendo que entres a Guallavito y lo leas. Seguro que te gusta. Un abrazo guapetona.
    Comella

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, sí, los diosecillos suelen, desgraciadamente, jugar de ese modo...

    ResponderEliminar
  9. sencillamente genial...
    Tharsis

    ResponderEliminar