Mi doble (cuentos)


Lamenté haber permitido aquel juego de imitación: mi copia me representaba mejor de lo que yo misma pudiera llegar a hacerlo nunca. Supe entonces que debía abandonar, que ella se haría cargo de todos mis asuntos, que ocuparía mi sitio, que dormiría en mi cama mejor de lo que yo nunca lo había hecho.


Fue entonces cuando empecé a dudar: ¿yo era yo, o lo era mi copia?

Máscara (retratos)

Si bien todos llevaban máscara en aquel balile (y fuera de éste), la de aquella criatura era peculiar: maleable, elástica, ajustable... adoptaba de inmediato el aspecto de su máscara interlocutora.

Un disfraz difícil de definir, desde luego.

Luz (retratos)



Incluso su sombra tenía luz.