Mi doble (cuentos)


Lamenté haber permitido aquel juego de imitación: mi copia me representaba mejor de lo que yo misma pudiera llegar a hacerlo nunca. Supe entonces que debía abandonar, que ella se haría cargo de todos mis asuntos, que ocuparía mi sitio, que dormiría en mi cama mejor de lo que yo nunca lo había hecho.


Fue entonces cuando empecé a dudar: ¿yo era yo, o lo era mi copia?

8 comentarios:

  1. Suele pasar... cuando perdemos el control de las cosas nos llega la incertidumbre, las preguntas...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y ahí comienza la "crisis de identidad",... en realidad ¿quién soy?.
    Inquietante y genial tu relato, aminúsculA.
    Tú eres genial.

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Creo que será las dos ya que a veces, sin querer o queriendo,perdemos la identidad...

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  4. Es lo que pasa con los clones, tan perfecto salen que ya una se olvida de cual es...

    ResponderEliminar
  5. Cuando escribes una historia y el personaje se parece tanto a ti que llega a ser sospechoso de suplantar tu identidad, pero la gracia es que lo hace todo mejor que tú y al final se convierte en una obsesión. Te gustaría tanto ser como él...

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor tanto el "yo" como la "cópia" se acaban pareciendo a la autora de este cuento ¿no? ;) ¿Te has encontrado alguna vez con tu doble? Yo hace algunos años me encontré a mi doble pero no el de la etapa actual si no el de cuando era bastante más pequeña... Te juro que me dio tal impresión que no supe ni reaccionar... No le dije nada... Me fui para casa alucinada. Un besito guapetona.
    Comella Firmet

    ResponderEliminar
  7. Es difícil. A veces nunca se termina de saber.
    Saludos a ambas.

    ResponderEliminar
  8. tu eras tu, no era ni tu sombra ni tu copia auqnue te cueste entenderlo.. saludos..

    ResponderEliminar