Iniciación (cuentos)



Apenas cumplían la edad mínima exigida por la ley (una ley indulgente en este aspecto) se les regalaba el valioso reloj que iba a marcar el ritmo de sus pasos por el resto de sus vidas.

A partir de ese momento el tiempo se les escurría de entre los dedos, como a todos.
Aprendían entonces a restarle al tiempo ese valor incalculable que sólo demostraba un temperamento infantil y caprichoso; comprendían que era el reloj lo valioso, no el tiempo que éste marcaba.

20 comentarios:

  1. Es asi. La hora no es el tiempo, Y ESTE ES MUCHO MAS QUE UN RELOJ , QUE MIL RELOJES. y SIN EMBARGO, FIJATE, ES NADA, NADA. nO se por que estoy escribiendo con mayusculas, bah, te decia: suelen regalarse cosas para la vida que en la vida no son mas que chucherias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Quizas por eso mi hijo siempre se ha negado a llevar reloj, le incomoda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Quizá la función de ese reloj les recordara que debían vivir fuera del tiempo, inmersos en la experiencia, y eso es lo que el tiempo no delimita.

    Un besito, ami

    ResponderEliminar
  4. Y el reloj es el que nos mete prisa, el que nos empuja, el que nos arrstra, el que nos somete...

    Besos muchos

    ResponderEliminar
  5. Es la pérdida de otra inocencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. el tiempo es un gran tirano...o tal vez lo sea el reloj...
    besos

    ResponderEliminar
  7. agggg odioso reloj

    Besos, apa

    ResponderEliminar
  8. me encanta la idea de los rejojes blandos de Dalí

    ResponderEliminar
  9. El reloj fué algo que profundamente me marcó, hasta el punto que los colecciono.

    A pesar de odiar su implacable tic, tac, tic, tac....

    besos.

    ResponderEliminar
  10. ...y dejaron que el tiempo pasara por ellos...

    ResponderEliminar
  11. Es quizá la mejor manera de materializar algo tan valioso en nuestras vidas como lo es el tiempo. Es posible, también, que sea un acto de arrogancia hacia el futuro pues es entonces cuando se cree poseer todo el tiempo del mundo...

    Salud y Fraternidad

    ResponderEliminar
  12. Que tristeza me da recordar el día en que por primera vez estuve pendiente del reloj por que el tiempo volaba tan de prisa y fue entonces cuándo poco a poco comencé a olvidar lo que era realmente vivir :(
    Sí, creo que comenzaba a crecer :(

    Me gustan siempre tus reflexiones y pinturas :)

    Besos Ami, saludos.

    ;o)

    ResponderEliminar
  13. Sobre tiempo y relojes una personita muy querida para mi, me enseño un día algo, que tu post de hoy me ha recordado:
    http://ocurre.bitacoras.com/archivos/2005/11/29/a-las-ocho-y-tomarse-un-bizcocho
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Sin tiempo y sin espacio ¿dónde colocar el reloj?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Pero luego les entra prisa por recuperar el tiempo perdido

    ResponderEliminar
  16. Bien mirado, el reloj es estéticamente bello. Es un objeto al cual muchos poetas recurrieron siempre. Y por otro lado, tiene su lado mágico.

    Saluditos!

    ResponderEliminar
  17. Ultimamente también tengo esa misma sensación: que el tiempo se escurre entre mis dedos... a veces tengo ganas de gritar "alto!" y poder respirar y disfrutar del presente.

    ResponderEliminar
  18. Pero bueno minúscula... ¿por donde andas?.
    jajajaja, me hizo mucha gracia tu comentario a mi anterior comentario.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  19. Voy... Susy, ando muy liada y con dos blogs... pues a veces me retraso. Pero voy... tengo al menos 100 neuronas puestas en esto las 24 horas del día.

    Un beso

    ResponderEliminar