La otra mejilla


Tras aquella terrible discusión, ella ofreció la otra mejilla, tal cómo le habían enseñado que han de hacer los cristianos.
Él (cristiano también) aceptó su ofrecimiento. Golpeó esa otra mejilla una y otra vez, a lo largo de toda una vida.