Feliz 2008


¿De qué color pintaremos este nuevo año?

¡Feliz 2008!

Felices Fiestas

Os deseo de todo corazón (también de parte de aMINUSCULA y de Vírgula que son ya casi reales) unas muy felices fiestas y, ya que os ponéis a ser felices, que sigáis así todo el año. Que regaléis muchas cosas buenas y que os vengan de vuelta por duplicado.

Espejos de bolsillo


Continuamente llegan a mis manos espejos de bolsillo. "Por algo será", me digo y los guardo en la chaqueta aún sabiéndome sin posibilidad de reflejarme en ellos alguna vez. Debe ser una broma de quienes fabrican las casualidades, o de los los de la sección de objetos perdidos. Sonrío y recojo cada uno de los espejos que ponen en mi camino siempre y cuando quepan en el bolsillo interior de una chaqueta corriente.

En un día normal puedo llegar a encontrar unos ocho espejitos, pero alguna vez he tenido que cargar con muchos más, hasta ciento veinte he llegado a contar.

Pienso que es normal, la vida regala peines a los calvos y espejos a los vampiros. Desde siempre.

Desconcertada

Ayer por la tarde volvía a casa de trabajar, con la pacífica visión de una sopa caliente y un largo fin de semana entre libros por delante. De pronto, tres chavales de unos diecisiete años, me golpearon muy fuerte y salieron corriendo entre risas.
Busqué mi bolso de inmediato, pero seguía en su sitio. Por lo visto no se trataba de un atraco, sólo eran unos jóvenes que se divertían golpeando a una mujer.

Físicamente estoy bien, pero tengo un nudo en la garganta y tengo miedo. Miedo de volver del trabajo la semana que viene y miedo a que se ponga de moda divertirse pegando a las mujeres: ya he oído visto bastantes cosas sobre jóvenes que agreden por diversión o por colgar el vídeo de la escena en Internet. No creía que fuera a ocurrirme a mi, nunca creemos que nos va a ocurrir a nosotros.

Confieso que no he digerido la situación. No la he digerido en absoluto, pero no voy a ser víctima de estos seres por segunda vez: no habrá bajón y no habrá renuncia a mi constante lucha por la paz. Y no voy a perder mi confianza en que los seres humanos, en su mayoría, son buenos. Ni voy a dudar de que la paz entre los humanos es posible.

Free Burma


más sobre la iniciativa pinchando aquí

Diferencias florales

Las flores del manzano se miraban de reojo murmurando las unas sobre las otras, que si mira qué pétalos más arrugados, que si mira lo gorda que está, que si lo amargo que será su fruto.

A mi, una ignorante de los cánones florales, todas me parecían fértiles y hermosas.


Manos libres


Es muy difícil escribir cuando tus manos no te pertenecen del todo. Estás escribiendo alguna poesía y de pronto tus manos se ponen a cortar cebolla y a secarte las lágrimas. Con todas tus fuerzas intentas que vuelvan a la escritura, pero ellas nada, van por su cuenta hasta nuevo aviso.

Así ninguna poesía queda acabada, ningún cuento. Muchos me admiran por este quedar suspenso en el aire de mis obras, pero no valgo las alabanzas, es cosa de las manos cocineras.

Me cuesta esfuerzo mantenerlas ahora mismo sobre las teclas, lo confieso. Ya sólo una de ellas me responde, mientras la otra anda preparando la tabla de madera, el cuchillo nuevo y las patatas (¿qué habrá hoy para comer?) y sé que no queda tiempo suficiente para acab

Mi primer libro


Os presento mi primer libro en papel: "Según el guión". Se trata de tres piezas de teatro breve, una de ellas, la que da título al libro, ya publicada por aquí o allí mediante extraños y creativos enlaces para hacerlo accesible. Las otras dos son inéditas, sólo conocidas por mi círculo más cercano, aunque datan de la misma época (allá por el siglo pasado).

Pinchando en la imagen, llegaréis a la pagina de venta, aunque está también disponible para descarga con un notable ahorro.

La portada os resultará familiar... Ejem, hay que reciclar ¿no? Bueno, la verdad es que iba a ponerme a diseñar una portada solo para este libro, pero a medida que me venían las ideas, en mi cabeza se iba pareciendo más y más al dibujo de dos entradas más abajo, por las cortinas, el vestido, la lámpara... incluso la mesa y la silla. Decidí entonces reutilizar parte de la imagen y este es el resultado.

Amenazo con publicar más obras. Amenazo con ir poniendo sus portadas en el menú lateral.

P.D. estoy feliz!


Actualización: quien quiera leerlo en PDF sólo tiene que ir a mi perfil pinchar en el enlace de mi e-mail y pedirlo, estaré encantada de enviarlo.

Practicando con el lápiz


Mucho ordenador y poco lápiz últimamente. La lectura de "Fun with a pencil" de Andrew Loomis me ha inspirado (aunque este libro habla del dibujo de cómic) y esta tarde he jugado un poco.

Café-teatro

(en un restaurante, A. y E. ante un café)

A.(sonriendo): ...Me siento completamente realizada, sí. Y dime ¿tú porque no buscas novio?

(E. titubea; sonríe también mientras baraja las distintas posibilidades:)


Situación hipotética primera

A.(sonriendo): Y dime ¿tú porque no buscas novio?
E. (sonriendo también): Y tú ¿porqué no te compras un zepelín?
A.(al público, afectada): ¡Qué mal genio! Es una amargada.


Situación hipotética segunda

A.(sonriendo): Y dime ¿tú porque no buscas novio?
E. (sonriendo): Bueno, es que no encuentro a nadie interesante ¿qué se le va a hacer?
A.(al público, sonriendo): Pobrecita, quiere y no puede, acabará siendo una amargada.


Situación hipotética tercera

A.(sonriendo): Y dime ¿tú porque no buscas novio?
E.: Porque estoy bien sola.
A.(al público, complacida): Ya, ya, quiere pero no puede. O es una amargada que sufre androfobia.


(E. sigue sonriendo petrificada por las nefastas opciones)

E. (al público): Mierda de teatro que estamos representando la una hacia la otra. Y mierda de guión estúpido.

(El público aplaude complacido. )

Las reglas del juego

El juego consistía en atraparse con una de estas redes que sirven para capturar mariposas. El primero en conseguir una presa tenía derecho a decidir lo que ésta tenía que hacer.
En realidad todos decidían un poco o, mejor dicho, nadie decidía nada: había reglas concretas sobre qué hacer en cada situación posible y, fuera quien fuera el atrapante, las decisiones tomadas serían idénticas, variando solamente la persona que debía comunicarlas.

Pura formalidad para ser sinceros, no era necesario comunicar nada porque todo el mundo conocía las decisiones que iban a tomarse. Pero también había reglas al respecto, reglas que exigían comunicar formalmente las decisiones sobre lo que se debía hacer, preferiblemente durante la cena de Noche Buena o, de ser otra época del año, los domingos a las tres o tres y media.

Minicasa

Con estos metros habrá que arreglarse, la nómina no llega para más.
Veamos, entonces: cocinita de camping, televisor de pantalla ultraplana, sofá-cama plegable-empotrable, bicileta estática que cabe encualquierrincóndesucasa...
¿Y él? ...quiero a mi marido, pero me ocupa demasiado sitio.

Ilustraciones

niki

Hace años hice mis pinitos en cuento infantil y hasta escribí unos pocos cómo material didáctico para educar en valores.

Pero estas pocas incursiones en la escritura para niños (exceptuando el teatro) fueron algo desagradables para mi. Los cuentos infantiles tienen que ir acompañados ilustraciones, pero me costaba horrores encontrar quien supiera dibujar y me costaba horrores y pesadillas encontrar quien dibujara a un ritmo que me permitiera disfrutar de las ilustraciones en vida. En ésta vida, quiero decir.

Todo esto es pasado, casi lejano. Hoy se me ha ocurrido ilustrar mis propios cuentos a modo de práctica. No me preguntéis por qué practico técnicas de ilustración, no lo sé ni yo, pero estoy dedicando muchísimas horas semanales y me apasiona (sobretodo desde que obtengo algún resultado decente).
Vaaaaaale, lo confieso, me gustaría ser ilustradora (sí, ilustradora, no pintora ni diseñadora). Si no me da tiempo en esta vida, lo dejo pendiente para la próxima.

Decía que he cogido uno de mis cuentos para ilustrar y practicar nuevas técnicas. El resultado es este de arriba. Hum... no me disgusta. Creo que utilizaré alguna idea de aquí para futuras ilustraciones.

Cronopio cronopio




Estos días he estado trasteando bastante con Gimp. He dibujado pollitos, vacas, gatos... ¡y hasta cronopios!

Efectivamente, el verdoso ser de la imagen es un cronopio cantando (si queréis saber qué pasa cuando cantan los cronopios pinchad aquí).

En fin, lo mío si que son ocupaciones raras.

En las ficciones


Quedaban atrapados en las propias ficciones, la mayoría ajenos a la situación; sólo unos pocos descubrían la inmoralidad pero tampoco escapaban ellos.

Casi una pausa


Casi, porque en realidad no estoy tan desconectada... es que dedico más tiempo al dibujo, estoy más en Flickr que aquí, pero estoy. Ay... tantas pasiones y tan poco tiempo.

Nada, tendré que inaugurar una nueva etiqueta, para los dibujos sin cuento.

Pesadillas




Al despertar de aquella extraña pesadilla comprobó que esta vez se había convertido en un dibujo a boli.
...Algún gracioso le había dibujado una colita.

Desde el entremundo





Tengo la suerte de vivir en una de esas capas intermedias, lo suficientemente alta como para respirar con facilidad. No añoro nada aquí en mi entremundo, pero me gusta subir los domingos a las capas de arriba y saludar a las gentes de ahí.
No me suelen contestar; quienes viven en la mismísima superficie no parecen contentos con mi costumbre... parece que les molesta ver que subo hasta ellos todos los domingos sin que nadie me lo pueda prohinbir, o que yo pueda respirar su aire de calidad por unos momentos o qué sé yo.
Pienso que es pecado esta actitud tan altiva, o debería serlo. Hay que ser agradecido con la vida, por ponerte tan arriba, así lo creo yo.

Ahora que lo pienso... me pregunto si los otros, los que suben a saludarme... Muchos se han quedado sin respuesta por mi parte, es verdad. La falta de tiempo. O porque el saludo de los de abajo me ha parecido demasiado bobo para contestar. En cualquier caso no es altivez.

Tal vez los de arriba tampoco sean altivos, puede que les falte tiempo. O me consideran bobo, igual que yo a los de abajo. Y los de abajo a los de debajo, seguro, y éstos a los de debajo suyo y así hasta la última capa.

Los Profundos (los de la última capa, los llamamos así de guasa) no consideran bobos a nadie. No tienen a quien.

Siesta


En verano la transparencia de los visillos hacía las delicias de los paseantes y curiosos.

Un pobre hombre


El pobre hombre apretaba con fuerza las rodillas sobre sus sienes, pero aun así no podía olvidarla... ni por un instante podía.

Una orquesta de mujeres


Acariciados por aquellas mujeres, los instrumentos ronroneaban agradecidos.

Un sueño

La habitación ondulaba, como reflejada en un platito de miel; el rostro de ella escapaba siempre, por un lateral del sueño.

Intermedio


Y después arreglaba las sábanas para la próxima sesión, la espalda encorvada. El siguiente sería más joven, seguro.

Demonios


Incondicionales, los propios demonios se plasmaban al menor descuido del trazo.