Demonios


Incondicionales, los propios demonios se plasmaban al menor descuido del trazo.

11 comentarios:

  1. Siempre están ahí acechando.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Claro, puesto que ellos están siempre dentro de nosotros, sólo hemos de estar alerta y cerrarles el paso.
    Ciérrales Chata! o simplemente, ábreles y que salgan de una vez, suéltalos!

    ResponderEliminar
  3. y en los trazos viajaban, y a mi no volvian.
    Un beso y feliz año. que las rosas te llenen de felicidad.
    Un beso muy fuerte. y gracias por permitri partcipar de tu arte.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no descuides el trazo, los demonios están hay, y seguirán estando. Bello trazo.
    Un saludo y feliz año.

    ResponderEliminar
  5. El demonio me acaba de plasmarse en mí, con el "hay" en el comentario anterior, en vez de "ahí".
    Jubal (lo envío anónimo, puesto que por alguna causa, mi contraseña no es aceptada).

    ResponderEliminar
  6. Deseando escapar por entre nuestros dedos...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Incondicionales, tu lo has dicho; tanto como se dan a la ausencia los ángeles.

    Salud

    ResponderEliminar
  8. Tienen afán de protagonismo...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Y es que los demonios aprovechan cualquier descuido...
    y en el trazo ¡donde más se cuelan!
    lo dice hasta la grafología
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Es su obligación, coexistir con los ángeles y cumpliendo, así, con su función que es manifestar la sombra...

    No hay que temerlos sino conocerlos o re-conocerlos y mantenerlos a raya...

    Besotes

    ResponderEliminar