Un pobre hombre


El pobre hombre apretaba con fuerza las rodillas sobre sus sienes, pero aun así no podía olvidarla... ni por un instante podía.

11 comentarios:

  1. Muy buen dibujo; sencillos trazos y escuetos.
    El cuento, como siempre; buen desarrollo y ´si sólo querías expresar el momento justo del dibujo; muy bien resuelto.

    Esta vez, parece que he sido la primera, creo que es la única vez; será que como ya me voy, estoy alerta a todo jaja!

    ResponderEliminar
  2. Y si solo es un hombre que se averguenza de su ser?

    ResponderEliminar
  3. Sí que es bonito el dibujo... Me encanta. El tiempo le ayudará, quizás...

    ResponderEliminar
  4. Qué pertinaces son a veces los recuerdos...

    beso grande!

    ResponderEliminar
  5. Bella descripción del momento, lindo dibujo. A tu pregunta en mi blog, te respondo que sí es digital, pero más que pintar juego con los colores.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Triste, muy triste, pero bello. Es curioso que hasta cuando hablamos de tristeza, del mal que sufren otros, podamos hablar de belleza...

    ResponderEliminar
  7. ...Y es que hay recuerdos que a fuego se graban...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. quizás porque el olvido está en el corazón y no en la cabeza.
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Por más que apriete el recuerdo permanece bien adherido...a lo sumo, si sigue apretando...esto...no quiero quedar escatológica...jajajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Recuerdos cobrando fuerza... viviendo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. ...linea clara, clarisima...
    Expresa justo lo que quiere decir....

    ResponderEliminar