Desconcertada

Ayer por la tarde volvía a casa de trabajar, con la pacífica visión de una sopa caliente y un largo fin de semana entre libros por delante. De pronto, tres chavales de unos diecisiete años, me golpearon muy fuerte y salieron corriendo entre risas.
Busqué mi bolso de inmediato, pero seguía en su sitio. Por lo visto no se trataba de un atraco, sólo eran unos jóvenes que se divertían golpeando a una mujer.

Físicamente estoy bien, pero tengo un nudo en la garganta y tengo miedo. Miedo de volver del trabajo la semana que viene y miedo a que se ponga de moda divertirse pegando a las mujeres: ya he oído visto bastantes cosas sobre jóvenes que agreden por diversión o por colgar el vídeo de la escena en Internet. No creía que fuera a ocurrirme a mi, nunca creemos que nos va a ocurrir a nosotros.

Confieso que no he digerido la situación. No la he digerido en absoluto, pero no voy a ser víctima de estos seres por segunda vez: no habrá bajón y no habrá renuncia a mi constante lucha por la paz. Y no voy a perder mi confianza en que los seres humanos, en su mayoría, son buenos. Ni voy a dudar de que la paz entre los humanos es posible.

20 comentarios:

  1. Siento mucho lo que te ha pasado. Me alegra que estés bien. Tienes todo mi apoyo en tu lucha por la paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Checkdialer. Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento mucho, de verdad. Sé que esas experiencias tienen la gran desvantaja de dejarte con una sensación de impotencia y frustración. pero no te dejes! :-)

    ResponderEliminar
  4. Querida aminúsculA, confío en que estés bien, pero no sólo físicamente, sino en que estés tranquila y confiada y que hayas disfrutado de tu soñado fin de semana entre libros. No tiene que ocurrir, no volverá a ocurrir.
    No sabes cómo siento este incidente. Pero no dejes que el miedo te paralice. Nada de miedo, querida Ami. Sí precaución.

    Te envío un abrazo grande

    ResponderEliminar
  5. Qué triste ver cómo se comprtan algunas personas. Me alegro que estés bien, al menos físicamente.

    Cuánta razón tienes al decir que nunca pensamos que nos vaya a pasar a nosotros.

    Espero que se te pase pronto el susto.

    ResponderEliminar
  6. Denise, gracias. Bueno, la primera sensación es la que describes, espero que la segunda sea alguna enseñanza que yo necesitaba. De momento he perdido la seguridad en que no voy a ser golpeada si no me acerco a las personas capaces de hacer esto. Creo que es lo peor de todo este asunto, verse tan vulnerable hagas lo que hagas.

    Almenita, no sé como estaré mañana, pero el fin de semana lo he pasado dentro de un libro. Una suerte encontrar un libro que me atrape justo cuando necesitaba ignorar mis lamentos. Espero que los lamentos se hayan esfumado ya.

    Tawaki, es triste, sí. Y es inexplicable. Soy capaz de entender (que no aprobar) que haya quien agreda con algún fin, llámese robo, venganza o lo que sea, está dentro de los comportamientos humanos conocidos. Lo que no entiendo es que se agreda por diversión. Esto debe ser enfermedad mental, no hay otra explicación. Cualquier día esto se pone de moda y lo llaman arte o deporte, como pasa con os toros o la caza.
    Creo que se me pasará pronto, mi entorno es todo lo contrario, es rayano en lo "flower power", jajaja, esto me curará.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Sólo puedo demostrarte mi indignación ante sucesos donde la falta de tantas cosas elementales están presentes...
    Es intolerable,amiga mia.
    Sufro de una impotencia crónica con toda esta violencia innecesaria ,y una no sabe ya qué hacer ante casos así,que evidentemente nunca son previsibles.
    Ojalá recojan lo que siembran para que entiendan...Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Vaya menudo susto, te entiendo perfectamente, al leer elpost me imaginaba como te habían robado el bolso, pero al ver que simplemente fue por golpear me da mucho más miedo. Es espantoso que algunos encuentren entretenerse de esta manera, de volverte a pasar yo pondría una denuncia o así... Muchos ánimos y verás que no te vuelve a pasar, cruzaré los dedos. Besiños.

    ResponderEliminar
  9. Lo siento de verdad, ami... No entiendo la violencia en ninguna de sus manifestaciones e imagino el mal rato que pasaste.

    Estoy desconectada de todo y por eso no te había visitado. ¿Estás mejor?

    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Isabel, la indignación es lo único que nos deja algo así. Espero que consigamos educar mejor a nuestros chicos.

    Tocotó, yo habría puesto denuncia ese mismo día de haberle visto la cara a alguno de ellos. Ante una agresión, denuncia, eso seguro. Gracias.

    Gracias, Kuan, estoy bien. Sabes lo que pienso, que no debemos darles el placer de desestabilizarnos. Claro que cuando paso por el lugar donde pasó se me baja al suelo cualquier ensoñación que pueda tener y empiezo a fijarme en las caras de la gente, por si acaso. Pero nada más, no me lo permito.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Lamento sinceramente lo que te ha ocurrido, es triste y no hace sino decir mucho de la calidad humana de quienes te agredieron. No obstante, estoy contigo en la conclusión: no hay que desanimarse, es importante mantener el valor y la confianza en que la mayoría de las personas no son así, aunque siempre se note más a esa minoría que si lo es.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. De verdad que rabia me da oír eso, la violencia gratuita, como una gracia, agredir porque si...auna persona que tranquilamente va por su camino. Lamento que hayas tenido que pasar por algo así, pero viendo como están las cosas, no estamos ninguno libre de que no nos suceda algo por el estilo. Aún así me alegro que estos energumenos no te hagan perder la fe en el género humano...Beso

    ResponderEliminar
  13. Es lamentable la que te ha ocurrido, muy triste. Pero coincido contigo en que no hay que generalizar, ni asustarse: para mí que la mayoría de la gente no es así, sino todo lo contrario...

    Ánimo y recibe un fuerte abrazo.

    Salud

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Charles, lo cierto es que así de crueles son muy pocos.

    Bohemia, nadie estamos libres, la verdad es que ahora esas cosas ya no pasan "sólo" en las grandes ciudades. Espero de tosas formas que sea una moda pasajera y que se sepa actuar al respecto por parte de los educadores y del Estado. Ayer mismo quemaron a un hombre dentro de su propia casa, para poder grabar el vídeo. Esto es peor que una película de terror.


    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me ocurrió algo parecido este invierno con dos jóvenes marroquís que viven en una casa de acogida, cercana a mi casa. Reaccioné con indignación. Una indignación tan grande que, después del momento de shock, me impulsó a perseguir a los muchachos dispuesta a estrellarles la lata de comida de perros que llevaba en la mano. Tuve suerte, porque me encontré un coche de policía, al que paré, conté lo sucedido, y fueron ellos los que les devolvieron el susto persiguiéndolos a carrera limpia. De vuelta a casa, di gracias por haberme encontrado a los policías. No sé si lo que hubiera pasado si no llego a encontrármelos. Quizás hubiera salido "La extraña que hay en mí" y me hubiera buscado un buen follón.

    ResponderEliminar
  16. Mármara, también fui yo tras ellos (irresponsablemente) para verles las caras y poder denunciarles. En mi caso no apareció ningún coche de la policía y el final (puede que en tu caso también hubiese sido así) es que los chavales huyeron de mi, solo tenían "valor" si me pillaban desprevenida, cara a cara ya no eran tan valientes, y eso que eran tres contra una. En fin.

    ResponderEliminar
  17. Vaya, que situación tan desagradable te tocó vivir. Lo siento.
    Sí, al parecer es un nuevo método de diversión, con esto de la cámara del móvil y lo de montar videos. No sé dónde vamos a llegar si ya no se puede ni salir tranquilamente de paseo o regresar del trabajo.
    Lo siento A, espero que te encuentres mejor y no, no pierdas la confianza en el hombre, los hay buenos y muy buenos y, en esos, debemos fijarnos.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué pena! Cuánto lo siento: por tí, por ellos y por todos nosotros.
    Besotes y ánimo.

    ResponderEliminar
  19. No me sorprende nada, vivimos en una sociedad que promueve la violencia, o que sencillamente se cruza de brazos. Una sociedad en la que todo vale, con un sistema educativo en el cual no se plantea y NI se trabaja contra el especismo, el racismo, el sexismo o la homofobia (y lo digo como docente, recién llegada al mundo laboral). Pues llego repleta de ideas, ilusiones y ganas de educar en la igualdad (la de verdad) y apenas hay profesoras/es implicados, preparados (intelectual ni moralmente), motivados ni capaces de modificar todo aquello que suponga una perpetuación de discriminación.
    Pero no pierdas la confianza en la gente, somos muchas/os las/os que valemos la pena!
    Un abrazo y todo mi apoyo, me gusta tu espacio.
    www.imaginesheandshe.wordpress.com

    ResponderEliminar
  20. Claro que es posible la paz, sólo tenemos que seguri construyéndola y el modo es la educación en el respeto, es cada vez más dificil pero ese es el camino.

    ResponderEliminar