Espejos de bolsillo


Continuamente llegan a mis manos espejos de bolsillo. "Por algo será", me digo y los guardo en la chaqueta aún sabiéndome sin posibilidad de reflejarme en ellos alguna vez. Debe ser una broma de quienes fabrican las casualidades, o de los los de la sección de objetos perdidos. Sonrío y recojo cada uno de los espejos que ponen en mi camino siempre y cuando quepan en el bolsillo interior de una chaqueta corriente.

En un día normal puedo llegar a encontrar unos ocho espejitos, pero alguna vez he tenido que cargar con muchos más, hasta ciento veinte he llegado a contar.

Pienso que es normal, la vida regala peines a los calvos y espejos a los vampiros. Desde siempre.

14 comentarios:

  1. Jaja,genial,amiga.No sólo usas bien tus letras y trazos,sino también tu fino sentido del humor...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya final sorprendente, señorita vampiresa!
    :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Genial.
    Exacto, "Dios da legañas a quien no tiene pestañas"...
    Me gustan los espejos pequeños e incluso una vez me dio por coleccionarlos, claro que me gusta poco mirarme en ellos...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Y pañuelos a los que no tienen mocos

    Pero la vida regala, sobre todo, vida

    ResponderEliminar
  5. Hace un tiempo que no te leía y hoy estoy acá sorprendida de los últimos relatos y tu enorme imaginacíon , bueno amiga un besote me encantó pasar y te felicito eres una escritora sin lugar a dudas y de las buenas!!!¡¡¡
    Un abrazo argentino !!!

    ResponderEliminar
  6. La vida suele darnos con insistencia aquello que menos necesitamos. ¿Has pensado en hacer un trueque?

    ResponderEliminar
  7. jajaja...también es mala idea del destino...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah, los espejitos, qué fantásticos utensilios!
    -Espejito, espejito Mágico, dime...
    Y te dice, ¡vaya si te dice!

    ResponderEliminar
  9. Visto así, la vida debe ser más que generosa con los vampiros calvos...

    Salud

    ResponderEliminar
  10. Esa imaginación sorprendente... ¡¡menuda envidia!! Un realto genial, me ha encantado. A mi ahora mismo me encantaría que me regalasen pañuelos que soy una tremenda fábrica de mocos...

    ResponderEliminar
  11. Hola, me ha encantado tu blog, es un espacio original y agradable, espero que nos encontremos aquí o en "mi" imagine she and she, también yo soy escritora.
    Un abrazo y enhorabuena por tus palabras.

    ResponderEliminar
  12. Pero nunca una ristra de ajo, ¿no?
    Un placer .

    ResponderEliminar
  13. Eres el vampiro más tierno de Transilvania....jajajaja.
    ¿No serás más bien Alicia en el País de las Maravillas y por eso te encuentras con tantos espejos?

    Fuera de contexto:
    Queriendo borrar el comentario de un idiota, borré el tuyo y el de otras cuatro personas más :(
    Lo siento.

    ResponderEliminar