La escribiente


Las mujeres del pueblo acudían a la escribiente muy a regañadientes, pero no había otra si querían a alguien a quien dictarle las cartas para sus familiares emigrados.
Algunas ancianas tardaban en hacerlo, pedirle este favor era casi como pactar con el diablo: dónde se había visto una mujer que supiera leer y escribir y dónde, además, que se ganara la vida con esto. Corría el rumor que la tinta le había envenenado la sangre y secado las entrañas, que Dios se había vengado de su atrevimiento dejándola sin hijos y sin posibilidad de tenerlos; casi nadie en el pueblo dudaba de que así era.

Pero acudían a ella, manteniendo la mirada bien apartada del endiablado papel y al marchar escupían con desprecio, derecho que consideraban haber adquirido al pagar los costes de la tinta y el papel.

¿Dónde se había visto a una mujer que supiera escribir y se ganara la vida con esto?

14 comentarios:

  1. Feliz día de la mujer trabajadora!

    ResponderEliminar
  2. Y no la quemaron por bruja, de milagro.

    Que tengas un día feliz, querida aminúsculA

    ResponderEliminar
  3. Imagina un pájaro que fuera escribiente, además de cantor.

    http://aitorarber.spaces.live.com/

    ResponderEliminar
  4. Nunca dejo de asombrarme de las veces que metían y meten a Dios en todos los fregados...

    Muchas veces, la mujer ha sido la principal enemiga de la mujer...

    Pues eso es porque no conocían los blogs. Fijate cuantas mujeres escribientes habemos hoy:):):)

    ResponderEliminar
  5. Feliz día de la mujer, incluidos los 364 restantes, con retraso.
    El relato refleja muy bien muchos de los mitos que aún pululan perdidos por nuestra época. Además me trae recuerdos de un libro de historia que leí hace tiempo sobre el problema de la caza de brujas. Ahí se describía a muchas de las mujeres que acaban siendo víctimas como la mujer de tu relato, mujeres que sabían demasiado para ser mujeres...

    ResponderEliminar
  6. A través de la historia una mujer que sabía leer y escribir resultaba altamente peligrosa... en nuestros días las excusas siguen siendo una lista larga

    Felicidades aunque un poco tarde!!

    ResponderEliminar
  7. Gran historia, menos mal que hoy en día esta mujer no sería despreciada... o igual sí, porque conocería todos los secretos de la gente del pueblo... Nunca se sabe, a lo mejor no cambiaron tanto las cosas. Me encanta el cuento y feliz día de la mujer trabajadora para ti también.

    ResponderEliminar
  8. un poco de envidia unida a los años pasados...
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Si estuviera en el aula, hubiera llevado este texto tuyo para el 8 de marzo, o para cualquier otro día.

    ResponderEliminar
  10. Eso,¿dónde? En sus precarias cabezas seguro que no. ¿Será una bruja? ¿traerá una maldición al pueblo? ''Seguro que es libertina''

    Ah, no conocerla...

    Un beso, Cronopia, me encantó. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Querida aminúsculA, te dejo un beso y el deseo de que pases una semana feliz.

    :)

    ResponderEliminar
  12. Hola como estas amiga pensé que ya no escribías el blog , y a raíz de un comentario de Máx te vi , que bueno un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  13. ¨Pues yo te felicito ahora por la entrada de la primavera, por la promesa cumplida de que todo se renueva...FELICES PASCUAS...

    ResponderEliminar
  14. feliz dia de la mujer que escribe siempre...

    abrazo serrano

    ResponderEliminar