Explicaciones


He tenido que desarrollar otras maneras de explicarme. Las explicaciones convencionales no sirven para según qué tema. Por ejemplo, que yo prefiera coleccionar rinocerontes en vez de elefantes o búhos. Esto no resulta compresible de buenas a primeras y decir simplemente que uno prefiere hacerlo así no es una explicación satisfactoria.

Lo que es un hecho es que hay que dar la explicación convincente, pero no tanto como para que resulte irrefutable y el coleccionista de búhos sienta un ligero desequilibrio, es mejor que seas tú mismo el que queda en desequilibrio, cuestionándote si es cierto que querías esos rinocerontes o es que tienes un trauma que todos los demás, titulados o no, ya te han diagnosticado, de hecho.

Entonces, sólo queda explicar. Sólo queda desarrollar nuevas maneras, nuevas palabras y nuevas posiciones corporales (poner los ojos bizcos, por ejemplo) para que quien te interroga tenga el beneficio de su equilibrio y la confirmación de la ausencia del tuyo, pues nadie que coleccione rinocerontes puede estar en su sano juicio. Nadie.

11 comentarios:

  1. tu colección de rinocerontes es alucinante. Yo colecciono iguanas.

    ResponderEliminar
  2. la respuesta más sencilla cuando te pregunten, ¿y por qué coleccionas rinocerontes?
    Es: Porque me gusta...
    y porque te gustan???
    Porque si... y asunto zanjado...jajaja
    Si insisten mucho en el tema, hasta lograr ponerse pesados lo puedes embestircual rinoceronte...

    ResponderEliminar
  3. No hay que explicar, principio básico.
    Este verano colecciono piedras de la playa con forma de corazón.
    Besote

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo piedras de todo tipo y también me veo algo segregada por ello, pero paso. Me cojo mis piedras y las guardo, luego aparecen ppor todos lados. Si he vivido una temporada en casa de mi mami, (la del pueblo)cuando ella venía de veraneo no soportaba ver mis piedras decorando o sin decorar por todos lados.
    En fin, no lo comprende, el que yo necesite visualizar piedras en mi subsistencia...otras amistades me han dicho que soy rara porque también me encantan los erizos. Qué hay de malo! Yo tengo mi propia idea del mundo del erizo y su forma de comportarse, así que si tú la tienes de tus rinocerontes, te felicito por ello, jaja.

    pd. tengo muchos animalitos ;) todos adoptados de la calle.

    ResponderEliminar
  5. Creo que, nadie que coleccione algo, está en su sano juicio y, si acaso al comenzar la colección, lo estaba, al tercer ejemplar lo pierde de seguro jajajaja.
    Yo colecciono tarjetas de bodas y folletos turisticos. Así de simple soy y ocupan poco sitio, con un cajón tengo suficiente.
    Que cada cual coleccione lo que le venga en gana, sólo nos faltaba que también nos prohibieran eso.

    Besos y feliz colección

    ResponderEliminar
  6. jajajaaa... Creo que el hecho de coleccionar, ya es una disfunción...

    Yo colecciono budas, jeje. Y no doy explicaciones, porque aquí, todo lo que se salga, en cuestión iconográfica, de virgencitas o santitos mirando al vacío, exige una explicación concisa, y más si como premisa afirmas que no eres budista o de cualquier otra religión...

    En fin, ¿Y tú por qué coleccionas rinocerontes y no buhos?

    La niña que va de norte a sur o viceversa (O era viajera? ;)))

    ResponderEliminar
  7. Realmente ¿hay que dar explicaciones?

    ResponderEliminar
  8. Yo me deshice de mi colección de rinocerontes el día que me mudé a un lugar más pequeño. Ahora los tiene mi mamá, que los dispuso junto a su colección de Hipopótamos. Notarás que esto de coleccionar viene de familia. Mi tio Alberto solía juntar gorriones de los charcos y una vez atrapó un terodáctilo.
    En fin, ahora colecciono perilabios, que son mucho más faciles de llevar en el cuerpo.

    Mi querida Cronopia: es un gusto enorme leerte, tu "ludiquez" me divierte muchísimisimo, que es muy mucho.
    Un beso de rinoceronte coleccionado.

    ResponderEliminar
  9. ¡Diga usted que sí!
    yo, desde que conozco tus cronopios, se me antoja la mejor colección.

    ;)

    Besos mil!

    ResponderEliminar
  10. Querida amiga, me preguntaste si volvía al blog, parece que no porque no puedo abrir todo el tema de Administración; me parece que tendré que abrir uno nuevo, por ahora no tengo tiempo, pero ya ganas. Termino de trabajar en Navidades y entonces ya me relajaré y comenzaré otra vez con el aprendizaje de las pinturetas y mis cosillas pseudoliterarias.
    Ni comparación con tus minúsculas y Mayúsculas, claro. Te admiro mucho por ello.
    Algún día tendrás que explicarme la esencia de los cronopios que nunca me llegaron tan adentro.
    Ericilla(creo q sabrás quién soy; es mi heterónimo, jeje ;)

    ResponderEliminar
  11. Destino de las explicaciones

    En algún lugar debe haber un basural donde están amontonadas las explicaciones.
    Una sola cosa inquieta en este justo panorama: lo que pueda ocurrir el día en que alguien consiga explicar también el basural.

    (Un tal Lucas, Julio Cortázar)


    Besos.

    ResponderEliminar