Autobiografía


Esta mañana he encontrado un lagarto sobre mi diario. Permanece quieto, podría pasar por un lagarto de plástico de no ser por el parpadeo que le delata.
No sé qué hace allí ni quién le ha mandado impedir que escriba bajo ningún concepto (porque esa es su misión, seguro), pero un día más encuentro impedimentos para anotar lo ocurrido en la víspera, la antevíspera o hace una semana, que es cuando empezó todo. Con el tiempo, los acontecimientos van haciéndose borrosos y, sinceramente, ya no recuerdo bien el principio, ni los hechos exactos, he contado tantas veces la historia con algún que otro adorno, que ya no recuerdo qué fue realmente lo que sucedió.

Si me centro en lo sucedido ayer sé que lograría relatarlo con precisión, aunque le faltaría el principio de todo, principio que incluye las razones. Pero el maldito lagarto parpadea desde la cubierta del diario, decidido a no moverse de ahí bajo ningún concepto. El recuerdo exacto del día de ayer también se habrá esfumado mañana, en el olvido o entre detalles inventados por entretener a las muchachas. Me gusta verlas reír.

Con suerte, mañana podré empezar a relatar mi historia, empezando por el día de hoy. Contaré lo del lagarto y todo lo que vaya a suceder a continuación. Diré que nada de lo anterior ha tenido un registro formal debido a las múltiples causas; aquí volveré a aludir al lagarto, contaré que el reptil lleva una semana sobre el diario y me he visto obligada a darle de comer aquí mismo, sobre el cuaderno, por motivos puramente humanitarios. Que, además, no quisiéramos tener un cadáver verde y una investigación policial.

10 comentarios:

  1. PUES AKÍ STAREMOS SPERANDO A VER CUANDO SE MUEVA EL LAGARTO.

    NO, NO NOVELA VERDE, NO. TU DEJA AL LAGARTIJO AHÍ Q YA LLEGARÁ SU MOMENTO Y SE DESPERTARÁ DEL ALETARGAMIENTO.

    BESITOS PRECIOSA

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya con el lagarto! La cosa es que tiene cara de buena persona, incluso sonríe...

    Y si la escritora probase a ponerle un par de moscas bien cerquita? Puede que se trasladara de lugar... ;)

    Me gustan un montón estos cuentos tuyos

    Besinchos

    ResponderEliminar
  3. Pero, aunque no escribamos nuestro diario, los días quedan grabados en algún lugar intangible, y si no es hoy, será el año que viene o dentro de diez, cuando acaso lo analicemos. Espero que para entonces, ya se haya ido el lagarto:)
    Tengo fobia a lagartos y salamanquesas. Arrrgggggg

    Besos

    ResponderEliminar
  4. mmm oye, ¿ese lagarto no se alimentará de letras? ¿por qué no pruebas a darle unas cuantas mayúsculas?

    ;)

    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Eso, eso, dale mayúsculitas!!

    Dori

    ResponderEliminar
  6. Qué despiadadas que soís con las pobres mayúsculas!!!!

    ResponderEliminar
  7. jajajajaaaa o con los lagartos ¿no?

    :)

    ResponderEliminar
  8. Los lagartos son símbolos del fuego y de la vida eterna, así que no es mala compañía.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. opino como Almena... y si come letras?

    ResponderEliminar
  10. Tal vez tu compañero esté esperando que llegue el sol a tu diario...

    Felices fiestas!

    ResponderEliminar