Esto es un atraco

De purita desesperación levanta los brazos el cronopio esta vez. O puede que porque esto sea un atraco. El pobre es uno de mis dibujos más robados, lo he encontrado en tantos sitios que ya ni sé, y siempre con gran anonimato en lo que a mi respecta (a él sí le reconocen como cronopio).

¿Cuánto cuesta poner un enlace? ¿Acaso ya vale dinero? ¿Acaso atrae a los demonios?
Día sí y día también tengo que pedir a quienes hacen uso de mis imágenes que respeten mi autoría y pongan un enlace al blog de donde la han sacado, ya que hacen uso de ellas. Y en cada ocasión lo único que obtengo es que se retire la imagen, porque, se ve, un enlace es algo horrible que nunca jamás debería encontrarse en un blog.
Hay casos en los que ni enlace, ni respuesta, se usan las imágenes impunemente y se decide simplemente ignorar a la autora, por muchos derechos reconocidos que tenga. Aquí un ejemplo (ay, por Dios, he puesto un enlace, a ver qué va a ocurrir ahora conmigo...). Esta persona ha decidido simplemente ignorarme y seguir actualizando su blog tan ricamente. Ni un veteafreiresparragos siquiera.

Señores atracadores, las imágenes no crecen en los árboles del googlecampo, no surgen de la nada esperando ser cazadas cual mariposas por intrépidos buscadores. Cada una de estas imágenes suponen horas de trabajo a quienes las realizan (en este caso, a mi), un esfuerzo que a veces es más de lo que algunos imaginan. Yo misma tengo cuentos sin publicar por no tener todavía la ilustración hecha, o por no saber ni por donde empezarla, pero no por ello me dedico a atracar a nadie. Sé lo difícil que es encontrar imágenes, de ahí que yo permita el uso de la mías, pero no se me puede negar la autoría. No me roben, señores atracadores, cojan prestado, que en esto no hay problema.

¿Es mucho pedir que no se autoatribuyan mi trabajo? ¿Voy a tener que empezar poner marcas de agua a mis dibujos?

Edito: tema aclarado, el enlace ha sido puesto y he recibido disculpas. Todo en orden, en este caso concreto