Tengo una buena excusa


Sí, tengo una buena explicación por tener los blogs tan abandonados: mi mente ha pasado al modo "infantil" y, por más que me esfuerce, no hay manera de crear contenido apto para adultos.

En cuanto crezca, vuelvo a actualizar, pero, sinceramente, no sé cuando volveré a la adultez. Mientras tanto sigo leyendo los vuestros.