Paquetes

En la pantalla servían paquetes de ideas prefabricadas sobre distintas cuestiones, con sólo acercar la yema de un dedo a una de las opciones el paquete estaba servido. Lo guardabas en una memoria externa (ya no era necesario memorizar nada) y listo, te podías considerar una persona instruida.

No se permitía desenvolver ningún paquete para destripar las verdades incluidas y averiguar qué había de cierto en ellas, cada quien guardaba su paquete intacto y lo entregaba a quien abriera debate en torno a tal o cual cuestión en el momento oportuno, cerrando con el peso de la argumentación empaquetada cualquier duda que pudiera haber surgido. Un mismo paquete, sin abrir, podía pasar de mano en mano a lo largo de muchos años, incluso lo habrían hecho durante generaciones de no ser por la tecnología de almacenamiento que iba quedando obsoleta. Y por los requerimientos de la industria empaquetadora de ideas con su brillante publicidad que impulsaba a adquirir nuevos paquetes con las mismas ideas pero embalaje más vistoso.

Había paquetitos infantiles también, más ligeros, más básicos, pero con contenido acorde al que recibirían después, de mayores. Tampoco se debían abrir y quienes lo hicieran quedaban expulsados de la escuela sin excepción. Los casos más graves, reincidentes sin remedio, futuros delincuentes sin duda, eran medicados de la manera adecuada.

5 comentarios:

  1. Ideas prefabricadas... Cultura enlatada y acorde con los intereses de quien maneja los hilos. Es peligroso salirse del molde y mucho más permitirse pensar por no decir disentir... ¿De qué me suena?

    Es increíblemente lúcido, ami... ¿Con qué conectó tu creatividad?

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. A veces me imagino un mundo en el que solo tengas que hacer un click para tener todos los conocimientos, pero esto de quedarte con las ideas empaquetadas me asusta, nada de futurista, si bien a día de hoy nos cuesta hasta recibir el paquetito ya estamos acostumbrados a no abrirlos... que me mediquen como quieran que por mi parte voy a despedazar hasta el ultimo paquetito que reciba, bajo lupa si es necesario

    ;)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu nuevo mandala, ami, creo que "habla" mucho de quien lo ha dibujado :) .

    De verdad, haz la prueba de meditar con él; dicen que el mejor momento es antes de dormir...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. jjjmmm... paquetitos... paquetitos...en las mentes de mis pupilos? Siempre me ha cuestionado ese asunto; afortunadamente, mi área de trabajo, el Arte, siempre conecta con la creatividad, y da lugar a esos "casos graves y reincidentes"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Brillante regalito el tuyo.
    Un besote

    ResponderEliminar