Tempicidas

Los focos se encendieron a todo color. Sabíamos que en aquel preciso instante, al otro lado de la pantalla, millones de personas mataban su tiempo, de forma más o menos violenta y más o menos consciente.