Tempicidas

Los focos se encendieron a todo color. Sabíamos que en aquel preciso instante, al otro lado de la pantalla, millones de personas mataban su tiempo, de forma más o menos violenta y más o menos consciente.

4 comentarios:

  1. ¡Huy, qué de sentimientos encontrados me ha producido esta lectura!
    Me dejas cavilando, aMinúscula. Cavilando sobre los momentos en los que, consciente o inconscientemente, me dedico a asesinar al tiempo, y n precisamente ante una pantalla.
    Pedazo de texto. Pe-da-zo.

    ResponderEliminar
  2. Matar el tiempo...No es el el que nos mata?...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Matar el tiempo, en el sentido que se suele interpretar esta frase, es el morir, porque aquello que no se vive, dificilmente puede recuperarse.

    Emulando a Kipling, me gustaría "llenar el minuto inolvidable y cierto, de sesenta segundos que me lleven al cielo", porque el cielo está aquí, en la felicidad y la consciencia del Vivir, sean cuales fueren las experiencias que nos lleguen o que elijamos...

    Besitos, amiga

    ResponderEliminar
  4. O perdiéndolo y perdiéndose, ja ja!
    Un buen ejercicio para comenzar a salirse es apagar la tv y contemplarse.

    Besos, no catódicos.

    ResponderEliminar