Respuestas correctas

Aunque tenía los documentos en regla, se sintió un poco nervioso. Algo podía salir mal, podían instarle a recitar algún poema en francés o la tabla del cuatro en alemán; cualquier cosa era posible, los controles habían llegado a límites insospechados, según había oído contar a quienes no lo consiguieron.

Los guardianes de la razón habían inventado tantos trucos para cazar a los fugitivos, tantas maneras de volverlos cuerdos de un plumazo, que casi nadie lograba ya pisar las tierras de la locura, o de los sueños y de las absurdas historias cómicas. La realidad tenía las fronteras bien bien cerradas y muy poquitos podían resistir recitar la tabla del cuatro en alemán cuando se les preguntaba, hasta tal punto estaban acostumbrados a contestar por reflejo a las preguntas formuladas, hasta tal punto conocían todas las respuestas correctas.

- ¿La hormiga o la cigarra? -preguntó malévolo el aduanero y en ese momento supo que tendría que volver a la cordura.

3 comentarios:

  1. hummmm estamos atrapados
    se las arreglarán para hacernos volver

    :)

    besos mil, guapa aminúsculA

    ResponderEliminar
  2. Quizá el problema resida en no poder elegir con libertad, en tener que responder sí o sí...

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Vaya... a mí me hubieran pillado, fijo.

    ResponderEliminar