Un elefante estúpido

Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña.
Se balanceaba tiernamente acurrucado, sonriente, feliz. Al momento, como era de esperar, llegó un segundo elefante y el soñador le hizo ademán para que subiera a balancearse acurrucado junto a él.

- Estúpido soñador -refunfuñó el recién llegado desde abajo-. ¿Habrase visto? Un elefante de tu tamaño creyendo todavía en la estúpida letra de una canción infantil.

5 comentarios:

  1. jajajaja cómo son los elefantes

    Mira, también entre los elefantes los hay soñadores y los hay realistas...

    Yo creo que el soñador es más feliz.

    Besos mil

    ResponderEliminar
  2. Pues como yo creo que no hay vida sin sueños, me apuntaría al balanceo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. yo creo que los elefantes vuelan asi como nuestra mente cuando sueña, al volar no nos tocan, al tocarnos no nos hieren, al no herirnos sobrevivimos! de las cosas malas del asfalto. el balanceo y cuantos mas...mas difertidos....1millon de elefantes se balanceaban sobre....

    ResponderEliminar
  4. Y por qué no creer, incluso pesando una tonelada y arrastrando un saco de años, por qué no creer?...

    Abrazos

    ResponderEliminar