Un amigo

Al cabo de cinco días recibí un enorme paquete de entrega a domicilio. El cartero apenas pudo bajarlo del carrito y me miró bastante mal. Quise darle alguna propina, pero a los carteros no se les suelen hacer esta clase de obsequios y temí que se ofendiera. Desistí.
Una vez la puerta cerrada quise llevar el paquete al salón, pero no había forma de moverlo, el dichoso paquete pesaba más que yo. Tenía prisa, ya lo abriría a la noche. Conociendo a mi gato, sabía que querría apoderarse de la novedad mobiliaria y coloqué un cojín encima de la caja para que pudiera hacer una siesta mullidita.

Y por fin llegó el momento de satisfacer la curiosidad.
De la caja botaron millones de bolitas de poliuretano que se esparcieron por la alfombra. Después salió un señor de debajo, o de por entre ellas (y ellas de entre sus dientes), con aspecto cansado, pero de todos modos sonriente.

-Hola, soy Luis -me dijo.

Me entregó una nota:

Querida,
te envío el amigo del que te hablé para que lo tengas tú. Yo ya no puedo tenerle más, aunque es un gran amigo y seguro que nunca te va a defraudar. Trátale bien.
Abrazos. M.

¿Y ahora qué? Le sonreí a Luis un poco forzada. Él estiraba las piernas y también me sonreía.
Vaya jugada, M., cuando me dijiste que me enviarías a un amigo no pensé que fuera para quedármelo yo para siempre.

20 comentarios:

  1. Qué terrible regalo.
    ¿Qué vas a hacer con Luis?
    ¿Qué vas a hacer con M?

    ResponderEliminar
  2. Jaja, a Luis me lo voy a quedar, qué remedio. Pero a M. no, se ha pasado tres pueblos.

    ResponderEliminar
  3. juas... y ¿no le habría salido mejor enviarte un libro por ejemplo?
    Sí, yo creo que el problema es M. Mejor que no te envíe más regalos...
    ¿Al menos tu gato estuvo cómodo haciendo la siesta sobre Luis?
    :)

    Besos mil, guapetona

    ResponderEliminar
  4. No, Almena, el gato no duerme desde entonces. No le gusta que traiga Luises a casa, jajaja.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja... qué bueno!!
    conoces a alguien que pueda enviarme un/a amante?
    Besitos, preciosa!

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Fotos, queremos fotos de Luis, si no el post queda cojo!!!

    ResponderEliminar
  7. jajajaaaa... Oye, entre la mosca y Luis, se te va a llenar la casa...: ¿Aceptas gamusinos? Puedo enviarte unos cuantos!!! :)

    Besitos y recuerdos a Luis. ¡Ah! Y a la mosca...

    ResponderEliminar
  8. La próxima vez que llegue el cartero, habrás de revisar el regalo enseguida, por si te conviene más devolverlo:)

    Un regalo de una vez;)

    Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Glora, ¿quieres a Luis? Mira que te lo envío enseguida.

    Fernando, no, no me pidas eso, se creerá que es alguien y ahí sí que no me deshago más de él.

    Luz, ejem... ¿también gamusinos? La verdad es que me viene mal, ayer Tammy se trajo dos amigas a casa y si a Luis le da por hacer lo mismo sólo me faltan los gamusinos.

    Trini, no creo que el cartero acepte traer más paquetes a mi casa. Se enfadó bastante ya con el tema de Luis.

    ResponderEliminar
  10. Hazle la foto cuando no se dé cuenta, cuando se te haya dormido.

    Please.

    ResponderEliminar
  11. Fernando, mi blando corazón se siente tentado a acceder a tu petición... pero no quiero mirarle mientras duerme. ¿Y si es tiernito y me encariño?

    ResponderEliminar
  12. No tengas miedo a encariñarte, a, cualquier hombre dormido genera ternura, así tan indefenso, tan vulnerable. Si luego se despierta y resulta ser un hijo de su madre pues basta con esperar a que se vuelva a dormir para degollarle (o para hacerle la dichosa foto).

    (Lo del degüello lo digo en broma, claro)

    ResponderEliminar
  13. Lo sabía... Sabía que la letra de la canción "Amigos para siempre" estaba basada en hechos reales...

    Vaya, me tengo que ir; llaman a la puerta y creo que es el cartero...

    ResponderEliminar
  14. Merecedes ¡no abras! ¡Por el amor de Dios, no abras! ¡Y no firmes nada!

    ResponderEliminar
  15. Hola, soy Luis. Ya estoy en casa de Mercedes que, por cierto, me ha permitido muy amablemente dejarte un comentario en tu blog.

    Un saludo. Te dejo, porque veo a Mercedes llorando y quiero saber qué le pasa. Sin duda, será la emoción por tener un nuevo amigo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Luis, me alegra que hayas llegado bien. Sin duda Mercedes llora de alegría, sin duda. Pues quédate con ella ahí ¿vale? Ahí quietito.

    ResponderEliminar
  17. Yo preferiría que me mandaran a una amiga... Al menos por una época. Siempre se está a tiempo de buscar una nueva destinataria.

    ResponderEliminar
  18. Dintel, ten cuidado con lo que pides, porque puede hacerse realidad...

    Gracias, hoy me has animado el día.

    ResponderEliminar
  19. POE MUCHO ME TEMO QUE EL MAMOTRETO QUE LE HAN ENVIADO HA RESULTADO SER UN "PAQUETE"...UFFFF, QUÉ PALO!!!!

    ResponderEliminar
  20. Jajaja, sí un paquete, un verdadero paquete. ¿Será de ahí de donde viene la amenaza de "te voy a meter un paquete que te vas a enterar"?
    Un beso

    ResponderEliminar