Pelillos a la mar

Lo mejor era no darle más vueltas al asunto. Lo hecho hecho estaba y no había remedio ya. También lo dicho, que era lo peor en aquel caso concreto. Pero no servía de nada estar así, dándole vueltas a la cabeza, de este modo no conseguiría más que un buen mareo. 
Lo mejor para esos casos, la peluquería. Un nuevo corte de pelo y pelillos a la mar. Pero la cabeza seguía girando y girando en todas las direcciones y había riesgo de que el peluquero no se aclarara a acertar un buen corte con semejante vaivén. Y vale que lo importante, dada la situación, era cortar el pelo y tirarlo al mar, pero tampoco quería salir de esto hecha un adefesio.

Pelillos a la mar... Ah, qué fácil decirlo con la cabeza en su sitio.

11 comentarios:

  1. Jeje, mejor que un peluquero, un exorcista, que un tijeretazo mal dado puede provocar un mayor disgusto, sobre todo si se trata del flequillo.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Puesss... No séee... Yo me pondría un collarín pa parar la cabeza y después me dejaría la melena...

    Besitosss

    ResponderEliminar
  3. Al fin entiendo por qué me paso el día en la pelu. Y to pa na :)

    ResponderEliminar
  4. Sí, Chula, el exorcista es buena idea, si un día me pongo de esta guisa, tomaré en cuenta esta opción.

    Luz, el collarín puede solucionar algo, pero la melena no se puede dejar crecer: hay que hacer pelillos a la mar. Es preciso.
    Besitosss

    Leren, así que tú eres reincidente... Ay, ay, pobrecilla, encima pá ná :(

    Leren

    ResponderEliminar
  5. jajaja... Sí, tienes razó en que los pelillos deben ir a la mar... jajajaja... Mejor no analices lo que dije.

    Besitooosss

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí lo que me pasa es que entro a la peluquería con la cabeza en su sitio, pero empieza a girar en cuanto ve al peluquero. Reacciones psicosomáticas, digo yo.

    De todas formas, los síntomas se minimizan si voy a una peluquería de interior, mucho mejor que una cercana a la costa.

    ResponderEliminar
  7. Jaja, Luz, pero lo del collarín sí que puede solucionar algo, como mínimo los dolores de después.

    Mercedes, pues pal interior cada vez que haya que hacer pelillos a la mar, que luego hay que apechugar con el peinado resultante y no es plan.

    ResponderEliminar
  8. tan original como siempre...

    bss

    ResponderEliminar
  9. pos nada, Pelillos a la Mar sería un buen nombre de peluquería...o el título de un libro de mucho mucho sexo ;)

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, lo del libro... no sé, ejem, pero lo de la peluquería es una idea genial!

    ResponderEliminar