Ruptura (primera parte: él)

Romper con ella le había dejado hecho polvo. Un polvo finito y suave que apenas podría llenar un recogedor.
Se quedó encerrado en casa todo el fin de semana, con las persianas bajadas y las ventanas sin abrir, a pesar del calor. Dado su estado, no se atrevía a conectar el ventilador. 
De rato en rato reunía todas sus fuerzas para arrastrarse hasta el sofá, o hasta la cama o hasta debajo de la alfombra, para llorar. Y cada lágrima era una nueva viruta de polvo que se añadía al montón. 
A ratos dormitaba.

El lunes despertó bajo la mesilla; alguien estaba pasando la aspiradora. Cierto, ni se acordaba: los lunes venían a limpiar.

18 comentarios:

  1. ¡Essss que me encanta! Dirás que soy una pesada pero tienes un ingenio increíble, ami.

    Cuando se está hecho polvo y además de esas características que mencionas, hay que contemplar todas las posibilidades de salir danzando por los aires, porque luego, para encontrar todas las virutas ....

    Que tengas un dulce y feliz finde, amiga

    ResponderEliminar
  2. Graciasss :)

    Sí, sí, cuando se está echo polvo, a menos que te vigiles, puede que pierdas virutas de ti. Y un desengaño tras otro, ¿al final en qué queda uno?

    Besitosss amiga!

    ResponderEliminar
  3. Uf, sin [más] palabras!

    ResponderEliminar
  4. Leren, para que luego digan que no soy lo suficientemente dramática ;)

    ResponderEliminar
  5. [Carcajada!]
    ¿Es ese el adjetivo que te va? Menos lobos, Caperucita ;)

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, ni un lobo, ni siquiera un lobezno! Palabra de Caperucita.

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que despertó porque su final habría sido trágico, desaparecido dentro del aspirador que con gran soltura maneja la señora de la limpieza.
    Me ha gustado mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que no podía haberle pasado nada mejor dada la circunstancia :/

    *En un psiquiátrico, una dama que padecía esquizofrenia paranoide, a veces, se colocaba delante de la señora de la limpieza...y le suplicaba por favor que la barriera...!!!! (esta anécdota es completamente cierta)
    UN beso.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, vaya, estar hecho polvo y acabar por los suelos...Se masca la tragedia... o quién sabe si un incipiente romance con la aspiradora!

    Espero ansiosa la segunda parte!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Vazquez, puede que haya despertado justo a tiempo para ver su final.
    Gracias.

    Orleans, vaya, la anécdota que cuentas viene muy a cuento. Jo...
    Un beso

    Mercedes, creo que ningún hombre tendría un romance con una aspiradora: es demasiado absorbente.
    La segunda parte, para la semana que viene.

    ResponderEliminar
  11. ¿Será ella la segunda parte? No puede ser polvo ¿verdad? Digan lo que digan, no estamos hechos de la misma materia..., parecidos pero no iguales.
    Espero con ganas.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Chula, ella es la segunda parte. No te puedo adelantar nada, pero te aseguro que polvo no será.

    ResponderEliminar
  13. a veces no se puede controlar todo, la memoria nos juega una mala pasada y podemos desaparecer sin más. Espero que la señora de la limpieza se ponga de repente enferma o algo así...esperaremos a la segunda parte...

    ResponderEliminar
  14. Ay, Rosana, esperemos que sea lo primero, porque en la segunda parte no se resuelve lo de este chico, pobrecillo.

    ResponderEliminar
  15. Las cartas estaban echadas, le tocaba la compañía de los ácaros dentro de aquella bolsa que recogería su esencia...snifff



    Besos personita original!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. pero luego puede que rehiciera su vida con una ácara, quién sabe, Bohemia.

    Jo, lo de personita original me ha gustado mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Hay gente que cuando la dejan se vuelve polvo de estrellas y se arrojan a los brazos de los vientos.

    Beso.

    ResponderEliminar
  18. Carlos, poética versión la tuya, este quedarse hecho polvo-de-estrellas.

    Un beso

    ResponderEliminar