Ruptura (segunda parte: ella)

Cuando su relación hizo aguas, no hubo nadie que le tendiera siquiera una mano. Tuvo que tenderse a secar ella solita: los ojos llorosos, los labios mordidos, el corazón, el estómago, el páncreas. Se tendió los ligamentos bien estirados para evitar esguinces y los intestinos recogidos en unos viejos pantys para que no se esparcieran de manera indecorosa; tendió los pies uno al lado de otro para no tropezarse,  la cabeza entre las dos rodillas, para respirar mejor. Se tendió una mano y después la otra.

Y así con cada pedazo: se había tendido muchas veces, ya sabía cómo hacerlo para evitar males mayores y para que las pinzas no le dejaran marcas.

15 comentarios:

  1. ¿Nadie le tendió una mano? ¿Ni tan solo un dedo? Vaya.
    Si la técnica no es secreta y no está protegida por derechos de autora, ¿me puedes decir cómo autotenderse sin dejarse marcar por las pinzas?
    Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Leren, las primeras veces te quedan marcas de las pinzas porque una no sabe y usa las normales, de plástico, pero luego se aprende. Yo uso desde hace años unas pinzas especiales, hechas de fibra de espárrago. De verdad que no dejan ni una huella, ni siquiera unita.

    ResponderEliminar
  3. Y de ahí un libro titulado, "Mi vida y la fibra de espárrago"... Ejem. Yo ni me tiendo, dejo todo lleno de charcos, es lo que tiene ser hiperactiva. ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir, aMinúscula. Mañana iré al mercado. Tengo espárragos en casa, pero algo me dice que los espárragos blancos enlatados no hacen buenas pinzas.

    ResponderEliminar
  5. Cuando una no tiene a nadie que le ayude a "secarse", hay que recurrir a este tipo de medidas.

    Esas pinzas especiales deberían estar en todos los botiquines

    Besitosss

    ResponderEliminar
  6. Dintel, qué desastre! Al menos ve con una fregona, recogiendo los charcos (recuérdame que nunca te invite a mi casa).
    Hum, lo del libro suena bien.


    Leren, es cierto, los espárragos blancos enlatados no sirven. Los que sirven son los verdes, esos que se pueden freír. Son los que llevan más fibra.

    Luz, las pinzas no están a la venta y fabricarlas cuesta un poco de trabajo por lo que nadie te las va a prestar. Una lástima.
    Besitosss

    ResponderEliminar
  7. Cuando el desamor aparece uno tiende a deconstruirse...y a tenderse.

    ResponderEliminar
  8. Ahh, nada como tenderse al sol para secarse las grietas del alma.

    Beso de secar la ropa. :)

    ResponderEliminar
  9. Jaja, sí, Orleans, esa es la tendencia.


    Carlos, sí, es bueno tenderse al sol y airearse. El alma es lo primero que hay que tender a secar (y ponerle cremita para las grietas), pero con muchísimo cuidado, es la parte más delicada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me gustaría saber si luego utilizó la plancha para dejar el corazón bien liso. En cualquier caso, estoy pensando que planchar el estómago, aun en estas tristes circunstancias, siempre levanta la autoestima.

    ResponderEliminar
  11. Mercedes, en lo de la plancha no había pensado yo... me da miedo salir quemada. pero con lo de plancharse el estómago, me estás dando una idea.
    Ahora que lo pienso, hay algunas que se deben de planchar la cara, bine planchadita, hasta que la dejan sin una sola arruga.

    ResponderEliminar
  12. Para mi lo peor de todo es recogerse los intestinos con unos pantys...bueno ahora sé para que guardo unos viejos pantys en mi cajón que casi no cierra, es para ocasiones de este tipo! ya sabía yo...De todas maneras maneras no sé si prefiero más estar echa polvo tu...

    ResponderEliminar
  13. Jaja, Rosana, lo de los pantys admito que es triste y chapucero, pero ¿qué le vamos a hacer? A grandes emergencias, soluciones improvisadas.

    ResponderEliminar
  14. ¿Y si se la lleva el viento? No es raro perder alguna prenda por la fuerza del aire... ¿será bueno volar?

    bss

    ResponderEliminar
  15. Bueno, Chula, si sólo fuera el aire... en este caso si se te descuelga un trozo vas abajo y lo recoges, lo vuelves a lavar y listo. Lo malo... lo verdaderamente malo es si hay pájaros por la zona. Te pueden dejar hecha un asco.
    Un beso

    ResponderEliminar