Un debate

Ya era oficial, lo habían dicho en todos los periódicos y en todos informativos: había que apretar el cinturón.  Se reunieron todos en la plaza del ayuntamiento para actuar en consecuencia.
- Sí, sí, hay que apretarlo -murmuraban todos con determinación.
- Y lo apretaremos ahora mismo -se replicaban.

Los flacos, probaron a apretar, pero la dureza de los huesos ya no les dejaba ningún margen de solidaridad.
Las miradas se dirigieron entonces hacia el más corpulento: era quien tenía el cinturón más amplio y sus carnes blandas acabarían cediendo a la presión. Pero pronto desestimaron la opción, ya que, como él mismo argumentaba, siempre era a él a quién se le apretaba y ya vivía sofocado, con la barriga sobresaliendo a borbollones por encima y por debajo de la correa. Los de peso mediano también protestaron, por si acaso: siempre se les miraba a ellos como opción cuando el señor grueso rehusaba y, la verdad, la cosa ya tenía guasa. Acabarían también con el cinturón clavado en los huesos, estaban a sólo tres orificios de ello y de ningún modo podía ser.

Siguieron debatiendo: era preciso apretar un cinturón, pero ¿a quién?

7 comentarios:

  1. Ahí radica el problema, que todos piensan que hay alguien a quien le puede ser más fácil apretarse el cinturón y ese "alguien", que hay otro alguien, pero qué pocas veces se piensa directamente en colaborar en la medida que cada cual pueda...

    Y unos por otros... ¡La casa sin barrer!

    Besitosss

    ResponderEliminar
  2. He leído en el periódico que se procedió a un sorteo para ver a quién le tocaba, y curiosamente al final todos ganaron y a todos, gordos y flacos, les tocó apretárselo!

    Ay, si la primitiva fuera así...!

    ResponderEliminar
  3. Lo peor de todo es que ya no hay debate, y mucho me temo que a flacos y medianos les toca seguro

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sí, Luz, cuando ocurren esas cosas todos dicen "apretadlo, pero no a mí". Besitosss

    Mercedes, habrá que investigar ese innovador sistema de sorteo para aplicarlo a la lotería primitiva, la de Navidad y las que hagan falta.

    Rosana, espero que a los corpulentos también les toque algo, pobrecitos, aunque sean minoría. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué fácil es formular acuerdos y luego no saber llevarlos a término... ¿realmente algún debate tiene solución?

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Solución: todos aquellos que practican artes marciales...están deseándo ponérselos y apretárselos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Chula, puede que sólo por llamarse debate ya implique que no tiene solución, que sólo se puede hablar y hablar sobre ello.

    Orleans, hum... y todos son bien flaquitos. No te digo que no, podría ser una opción.

    ResponderEliminar