En el bote

- ¿Y qué tal te va con Mar? -le pregunté después de contarle mis últimas aventuras.
- Bah, la tengo en el bote...
- No me lo puedo creer... ¿en serio?
- Ven y verás -me dijo.

Me llevó a su cuarto. Efectivamente, desde el escritorio, encerrada en un bote (que antes debió de contener garbanzos o alubias cocidas), Mar daba saltitos, agitaba las manos y enviaba besos a mi amigo. Él abrió un frasco de gambitas secas y le echó un par. Luego me condujo de vuelta al salón.

Qué lejos quedaban aquellos tiempos en los que él la perseguía sin descanso, la llamaba a todas horas, le regalaba flores... Qué lejos los poemas que tantas veces me había rogado que escribiera para ella...

12 comentarios:

  1. Dios mío, qué condena ¿no? ¿Y todo por unas gambitas secas?
    ¿Fueron tus poemas el cebo? Vaya peligro.

    Saludillos.
    P.d.- no estar en el bote de nadie tiene sus ventajas: se respira mejor.

    ResponderEliminar
  2. cómo eres Anca!! lo de echar un par de gambitas secas no tiene precio. Me recuerda a la tortuga de casa...aunque yo la tengo en el salón con todos. Esta Mar está doblemente encerrada.O triplemente encerrada, porque quizá no sabe que lo está...ai la vida...

    ResponderEliminar
  3. Ya se sabe, ami... Todo es prometer hasta: ¡Caer en el bote! Y una vez caído: ¡Nada de lo prometido!

    Besitosss

    ResponderEliminar
  4. Chula, espero no haber tenido nada que ver con semejante encierro.
    Ah, tienes razón, fuera del bote se está infinitamente mejor.

    Rosana, normalmente no se sabe que se está encerrada, cuando se está. Mira en este enlace, una viñeta que dice lo mismo:
    http://www.dosisdiarias.com/2010/10/2010-10-11.html


    Luz, así es. Promesas y poemas y flores y la mejor cara y... luego... puaj.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, madre! ¿No será la famosa tonta del bote?

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, Mercedes, parece que es ella, sí.

    ResponderEliminar
  7. Espero que le hiciera en la tapa unos agujeritos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, Golfo, como ella tampoco intenta escaparse, no ha hecho falta ponerle tapa.

    ResponderEliminar
  9. Pues si seguimos con las frases hechas,uffff..."estar colada"..."me muero por tus huesitos"...ay dios...qué tétrico es el amor cuando quiere, eh??? ;)))

    ResponderEliminar
  10. "Estar colada" tiene su punto. No me des ideas, jaja.

    ResponderEliminar
  11. Prometer, prometer... hasta tener... y una vez tenido...

    ResponderEliminar
  12. Ya vez Índigo... y la pobre Mar, ahí, con sus gambitas secas.
    Un beso

    ResponderEliminar